La parábola el deber del siervo-Lucas 17:7-10

Lucas 17:7-10

7 ¿Quién de vosotros, teniendo un siervo que ara o apacienta ganado, al volver él del campo, luego le dice: Pasa, siéntate a la mesa? 8 ¿No le dice más bien: Prepárame la cena, cíñete, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después de esto, come y bebe tú? 9 ¿Acaso da gracias al siervo porque hizo lo que se le había mandado? Pienso que no. 10 Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.

REFLEXIÓN: Esta parábola es frecuentemente tergiversada por la palabra “INÚTILES”, pero que hacemos con otras partes de las Escrituras que dicen lo contrario al proceder del amo o dueño con respecto a su siervo; en la parábola del siervo vigilante en Lucas 12:37 “Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles”,  en otra,  la parábola de los talentos en Mateo 25:21 “Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor”. En los versículos citados tenemos al señor o dueño, que cuando llegue encuentre al siervo haciendo lo que debe hacer, le dice que se siente a la mesa y le servirá, y en el segundo versículo de Mateo tenemos al siervo que ha sido fiel y el señor le dice que entre en el gozo de tu señor, pero al desobediente, se le dice inútil, como está en Mateo 25:29-30 “Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes”, entonces ¿Por qué el Señor Jesucristo dice que una vez hayan hecho todo lo que se les ha ordenado digan somos siervos inútiles?, la respuesta la daremos de manera sencilla y contundente, Dios nos ha llamado a ser siervos útiles y obedientes en su reino, los inútiles no obedecen al Señor Jesucristo. El significado según la RAE1 de la palabra inútil es: que no es útil, no puede ser más claro. Pero la palabra acorde al propósito que va más en línea es sin mérito2, es decir, somos siervos sin mérito e indignos de recibir su gracia para servir al único Dios verdadero.

El tema central de la parábola es la obediencia a nuestro Señor Jesucristo con gozo. No podemos pensar servir al Rey Jesús con una falsa humildad diciendo “Señor, Señor soy un siervo inútil, dándonos golpes de pecho”, y después de orar se hace lo que queremos con nuestra vida en lo oculto, desobedeciéndolo, alejados de la voluntad de Dios; es lo contrario, debemos ser siervos útiles con gozo para el Señor, y no solo de palabra también de hecho. Él ha prometido grandiosas promesas por la fidelidad y obediencia, en el libro de Apocalipsis al final de cada carta enviada a las siete iglesias por el apóstol Juan, dice que todos los vencederos en Cristo Jesús recibirán recompensa. Puedes tener una lectura adicional en el Mensaje de Jesús No 62-Más que vencedores-Romanos 8:37-39.

No es una parábola contradictoria, pues al realizar la interpretación correcta, todo queda engranado, no pierdas el norte, por la palabra inútiles (v.10), es consonante con el llamado a la obediencia que el Señor Jesucristo pide a todos sus discípulos; como está escrito en la parábola de los dos cimientos Lucas 6:46 ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? Así como el siervo de esta parábola fue obediente a su amo, pero es posible que este siervo no estuviese lleno de gozo, hizo la tarea a regañadientes, pues su amo le dice que una vez que haya comido y bebido, es que él puede comer después de una gran jornada laboral. A diferencia los siervos de Cristo, se caracterizan por creer en las promesas de Dios y ser obedientes a él, acompañadas de contentamiento.   

Citas para complementar la enseñanza:

Mateo 25:10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.

1 Corintios 2:9 Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman.

2 Pedro 1:4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia;

Hebreos 4:9-10 Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.

Apocalipsis 19:9 Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

 

Elaborado por Pr. Jair Sánchez O.

Ministerio El Mensaje de Jesús

 

1 RAE-Real Academia Española

2 Tuggy, Alfred E. Lexico griego-español del Nuevo Testamento. El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 2003.

Contáctanos

Cl. 32 #6585 #65- a, Cartagena, Bolívar, Colombia

  • dummy info@lasparabolasdejesus.org

Suscribete!!!

Ingrese sus datos para recibir artículos sobre las parábolas de Jesús.

Search